Objetivos de Desarrollo Sostenible
976 95 80 75    Envíenos un email

Ahora más que nunca estamos con nuestros mayores y sus familias

APLICANDO planes de contingencia diseñados especialmente para nuestro centro, SECTORIZANDO la residencia en base a un estudio individualizado de nuestros residentes, realizando mediciones diarias de las constantes de usuarios y trabajadores, FORMANDO a nuestro personal sobre los nuevos protocolos y la correcta utilización de los equipos de protección individual, FACILITANDO EL CONTACTO DIRECTO de las familias con sus seres queridos a través de visitas seguras y del uso de diversas herramientas tecnológicas.

DESCARGUE NUESTRO TRÍPTICO
Plazas concertadas con el IASS

Iniciativa solidaria Con Gusto

Una comida en casa para nuestros mayores

Pulse sobre el cartel o aquí para más información con gusto
  • En la misma parada del tranvía
    En la misma parada del tranvía
  • Amplio jardín protegido del viento
    Amplio jardín protegido del viento
  • cocina
    Cocina propia
  • Comedor
    Comedor
  • Habitación doble
    Habitación doble
VISÍTANOS

Plazas concertadas con el Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS).

La Residencia de mayores “FUNDAZ Santa Bárbara” dispone de plazas concertadas con el Instituto Aragonés de Servicios Sociales tanto para residentes válidos y asistidos como para centro de día, en el ámbito del Acuerdo Marco “Plazas en centros residenciales para personas mayores en situación de dependencia en Aragón”.

El equipo multidisciplinar del Centro les podrá asesorar y orientar en las gestiones y trámites necesarios para acceder a las mismas.

Infórmate en el 976 95 80 75

Nuestra imagen corporativa

La Fundación eligió el nombre de Santa Bárbara para dar a la residencia un nexo de unión con el barrio de Valdespartera, al tomar el nombre de la ermita en ruinas ubicada en el cerro próximo a la instalación.

El propio logotipo de la residencia se inspira en la línea del horizonte que componen las ruinas de la ermita.

Antigua ermita de Santa Bárbara
Desarrollo de logotipo de la Residencia

Envía un mensaje a tu familiar

Conectamos a nuestros mayores con sus familias de forma segura.

Envía a tu ser querido un mensaje, un video o un dibujo, se lo haremos llegar y le ayudaremos a gestionar una respuesta si lo desea, de forma telemática.


* Nombre y apellidos del residente


* Nombre y apellidos


* Email


* Deje su mensaje para su familiar




La sección “Envía un mensaje a tu familiar” está diseñada para facilitar el envío a los residentes por sus familiares todo tipo de mensajes, felicitaciones, imágenes…etc. Este servicio se realiza a través de la trabajadora social del centro, que se encargará de hacer llegar el mensaje al residente, y ayudarle a remitir una respuesta por medios telemáticos, en los casos en los que los residentes lo deseen.

En cumplimiento de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico, le informamos que el contenido del mensaje así como los archivos adjuntos que tanto los usuarios residentes como sus familiares o personas vinculadas faciliten a través de este servicio se almacenarán por la Fundación Asistencial Agustina Zaragoza con la finalidad de prestar este servicio.

El mensaje no será comunicado a terceros en ningún caso y toda la información que cualquiera de las partes comunique o facilite a la otra o a la que tengan acceso cualquiera de ellas, será considerada confidencial y no podrá ser divulgada, mostrada, reproducida, copiada, discutida con terceros, ni empleada por ninguna de las partes para fines ajenos a los que motivaron su comunicación.

La utilización de este servicio, supone la aceptación plena y sin reserva alguna de los términos recogidos en el presente aviso legal.

Todas nuestras noticias de la residencia


De sabores, olores y costumbres de siempre

11 / 01 / 2021

De sabores, olores y costumbres de siempre

En Santa Bárbara seguimos sumando, hemos sumado un año más, ya estamos en el 21, pero es que estamos que no paramos y no dejamos de celebrar cada día.

Como hemos sido tan buenos, hemos tenido regalos, muchos regalos en este comienzo de año; el primero de todos, la visita de una preciosa y graciosa castañera con la que pudimos conversar e intercambiar vivencias de cuando éramos niños y nuestros padres nos mandaban con dos pesetas a por un cucurucho de castañas y corríamos de vuelta a casa con las manos calientes y ese olor tan rico embriagándonos, que pasen los años que pasen ninguno olvidamos.

El segundo una chocolatada en toda regla, con sus bizcochitos de soletilla blanditos, blanditos para untarlos y llevárnoslos a la boca dulces, calentitos y ricos, ricos con fundamento. Tarde fría de invierno endulzada y alegrada sin duda con una merienda diferente en la que además de los dulces hemos podido compartir la alegría con nuestras auxiliares.

El tercero sí que no lo esperábamos, no olíamos nada en los fogones de Rosa y Marisa, y es que SS.MM. los Reyes Magos nos han visitado en Santa Bárbara. Han sido silenciosos, han venido mientras dormíamos y a todos los habitantes de Santa Bárbara nos han dejado unos calcetines nuevos de preciosos colores y una carta.

Sí, una carta como las de antes, de las que se escribían con lápiz y papel y con el corazón. Los alumnos de un instituto que nos ven cuando pasan de camino a sus clases nos han querido felicitar estos días y el nuevo año, y cada uno de ellos ha escrito una carta para uno de nosotros.

Ellos han definido su actividad como “La caja de las palabras mágicas”, sin duda la magia ha vuelto a hacer de las suyas y ha hecho que estos días sean aún más especiales.

Hace poco que hemos empezado el año y la de sorpresas que llevamos, la última, la visita de una tal Filomena que ha cubierto todo de blanco y ha dejado unas postales preciosas.

Que el dicho de año de nieves, año de bienes se cumpla y todo esto no sea sino el principio de una gran celebración, la de la vida misma.

Sigamos sumando

Compartir en Google Plus Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin

Hasta siempre 2020, bienvenido 2021

05 / 01 / 2021

Hasta siempre 2020, bienvenido 2021

Otro año que se ha ido, éste se ha empeñado en que lo despidiéramos con ganas, que todo el mundo deseáramos que terminase y es que hay años y años, y 2020 ha sido de los que difícilmente olvidaremos.

Comenzaba con muchas esperanzas e ilusiones, como todo lo nuevo, además bisiesto, había una oportunidad más a sumar a los 365 restantes, pero allá por el mes de febrero algo comenzaban a contarnos de un virus que venía de China, contagioso y peligroso como ninguno conocido hasta el momento, pero que extrañamente, por otro lado, moría con agua y jabón.

Y 2020 fue el año de la información y de la desinformación; todo el mundo hablaba, todo el mundo conocía, todo el mundo decía y comentaba, al mismo tiempo que todo el mundo ignoraba.

La curva subía, la curva bajaba, la curva alcanzaba su pico, la curva... Por un momento parecíamos vivir un déjà vu, con lo que en tiempos de la crisis fue la prima de riesgo, ahora era la curva, esa maldita curva….

Y ese pequeño virus seguía llenando titulares, portadas y cabeceras de telediario, terrazas y balcones de las casas. pero al mismo tiempo, vaciaba calles, vaciaba comercios, oficinas, fábricas, vaciaba almas, familias y vidas.

En Santa Barbara, como en el resto de residencias, dejó de haber tanto ruido, las visitas pasaron a ser más contadas porque lo primero son nuestros residentes y había que protegerlos por encima de todo.

Las auxiliares y trabajadores suplían con sus muestras de afecto y cariño la cercanía de los familiares y sus sonrisas seguían estando, pero ya no dejaban verse en las comisuras de los labios, ahora eran las miradas las que lo decían todo.

Llegó el calor y con él esa nueva normalidad, extraña, pero normalidad según dicen. Y es que en nuestros genes latinos viajan los besos, los abrazos, las palmadas, los gestos de complicidad y esto de encontrarse y saludarse con el codo, con el pie, o tan sólo con la cabeza nos cuesta, nos cuesta mucho, pero protege y es lo que toca, es lo que hay.

Y, así las cosas, como si nos lo hubieran arrancado del calendario, entre confinamientos, encierros, hidrogeles, mascarillas, aplausos, distancias y demás restricciones, que 2020 se nos ha ido y con él algunas de aquellas esperanzas e ilusiones, que en realidad no se han ido, simplemente las hemos guardado para este 2021 que acabamos de empezar, que si bien no tiene esa oportunidad extra, tiene las suficientes para sentir y disfrutar la vida con la pasión y la ilusión que se merece.

Y es que la vida sólo es para eso, para ser vivida.

¡Feliz 2021!

Compartir en Google Plus Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin

Inicio - La residencia - Servicios - Infomación e inscripciones - Noticias - Actividades - Galerías - Voluntariado - Contacto - Aviso legal y Política de Cookies

Residencia Santa Bárbara FUNDAZ    -    C/ Un americano en París - 50019 Zaragoza    -    Email: info@residenciasantabarbarafundaz.org    -    Teléfono: 976 95 80 75

USO DE COOKIES

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies' Más información